Ante la solicitud del Poder Ejecutivo para continuar utilizando Mirex, peligroso agrotóxico, en contra de la opinión de la comunidad internacional y poniendo en riesgo la salud de la población y el estado del ambiente, las organizaciones y personas firmantes solicitamos que el Parlamento ratifique sin ninguna exención el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.

El Poder Ejecutivo envió al Parlamento para su aprobación, el 26 de mayo de 2003, un proyecto de Ley para aprobar el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes orgánicos persistentes, suscrito en esa ciudad el 22 de mayo de 2001.

El Convenio es el producto de una larga lucha ambiental y de un extenso proceso de negociación en Naciones Unidas para enfrentar los graves peligros para la salud humana y el ambiente derivados de las características de persistencia y bioacumulación de ciertos productos químicos orgánicos. Estos productos no sólo afectan las áreas donde son utilizados, sino que además se difunden por el aire, el agua y las especies migratorias a través de las fronteras internacionales y son depositados lejos del lugar de su liberación, acumulándose en ecosistemas terrestres y acuáticos. El Convenio llega a identificar una lista de 12 sustancias altamente contaminantes que se clasifican en tres categorías:

Sustancias del Anexo A cuyo uso debe ser eliminado (aldrina, clordano, dieldrina, endrina, heptacloro, hexaclorobenceno, Mirex, toxafeno y bifenilo policlorados (BPC).

Anexo B: incluye al DDT, que debe ser finalmente eliminado, pero se admite su uso únicamente para el control de vectores de enfermedades infecciosas.

Anexo C: Sustancias de Producción no intencional. Se refiere a sustancias que se forman y se liberan en forma no intencional a partir de procesos térmicos e incluyen a las dioxinas, furanos, hexaclorobenceno y BPC.

A pesar de que se ratifica el Convenio, a solicitud del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, se solicita una exención para la eliminación del Mirex, el único plaguicida de los que figuran en el Convenio aún autorizado en nuestro país.

Esto permitiría el uso por cinco años más de este peligroso contaminante, utilizado para el control de hormigas en zonas agropecuarias y urbanas.

POR QUÉ EL MIREX DEBE SER ELIMINADO

Reiteradamente organizaciones no gubernamentales, de consumidores y asociaciones de productores vienen alertando sobre el impacto negativo del uso de agrotóxicos en Uruguay y especialmente sobre los peligros del Mirex. El Mirex se utiliza en Uruguay a pesar que está prohibido en EEUU desde 1977, en gran parte de América Latina y varios países del mundo.

Mirex es uno de los insecticidas más persistentes en el ambiente, resiste más de diez años antes de degradarse, ha sido catalogado como posible causante de cáncer en seres humanos, intoxica a los fetos y provoca deformaciones de nacimiento, afecta al sistema hormonal y al sistema inmunológico, que es el que nos defiende de enfermedades.

Es utilizado como hormiguicida por el sector agropecuario y forestal, pero también en el ámbito doméstico, lo que aumenta los riesgos de exposición de la población, en especial de mujeres y niños, sectores especialmente vulnerables.

A partir de la firma por parte de nuestro país del Convenio de Estocolmo parecía coherente prohibir la importación y el uso de Mirex de inmediato, tal como lo recomendaban los expertos que asesoran en la implementación del Plan de implementación del Convenio en nuestro país.

Sorpresivamente el Ministerio de Gandería Agricultura y Pesca solicita la exención del Mirex y como argumento sostiene que no se han evaluado las consecuencias prácticas que podría acarrear su sustitución como hormiguicida en aspectos técnicos y económicos.

Existen diversas estrategias de control de hormigas (químicas y no químicas), alternativas al uso del Mirex, utilizadas actualmente por productores de nuestro país y la región

El Poder Ejecutivo se basa en que el Convenio, en su artículo 4, prevé exenciones para el Mirex, pero la única admitida es en el caso de su uso como termiticida (control de termitas) y no como hormiguicida. Aprobar esta exención está fuera de lo previsto en el Convenio y pondría a nuestro país en un serio problema internacional con el resto de los países firmantes. El Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca pretende obtener parte de los fondos previstos por Naciones Unidas para el Plan de Implementación del Convenio, para estudios sobre los posibles impactos de la sustitución del Mirex. Desde su aprobación en 1982 el Poder Ejecutivo no tuvo fondos para estudiar los impactos del Mirex, ahora que aparecen fondos internacionales parece que los estudios se han vuelto importantes y para eso se justificaría seguir dañando por cinco años más la salud y el ambiente.

Preocupa que esta solicitud de exención sea firmada también por el Ministerio de Salud Pública y por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente demostrando la indefensión en que nos encontramos los uruguayos frente al manejo de los agrotóxicos y sustancias peligrosas.

El Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca insiste de esa forma en dañar la imagen de Uruguay Natural que vienen intentando promover sectores de la producción agropecuaria y del turismo nacional. Si se aprueba esta exención Uruguay quedaría como una mancha en el mapa mundial junto a unos pocos países que todavía utilizan este peligroso agrotóxico, demostrando lo poco que le importa cuidar a su gente y su ambiente. También quedaría como un país que no asume que este tipo de productos utilizados en el ámbito nacional pueden afectar a poblaciones de otras regiones.

Firmantes:

* Asociación de Mujeres Rurales de Uruguay (AMRU)
* Asociación de Productores Orgánicos del Uruguay (APODU)
* Centro Latino Americano de Ecologia Social (CLAES)
* Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas (CEUTA)
* Comisión Orientación Alimentaria y Medioambiente
* Comunidad del Sur
* Comunicación Participativa Cono Sur (COMCOSUR)
* Grupo Eco -Tacuarembó
* Grupo Guayubira
* ECOVIVIR
* Línea Verde
* Red de Ecología Social (REDES-Amigos de la Tierra)
* Red de Acción sobre los Plaguicidas (RAPAL – Uruguay)
* Taller Agrario
* Unión de trabajadores de la Alimentación Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y afines (UITA)
* Agronatura
* Chacra La Serena
* Granja Don German
* Minilactería El Mundo al Revés
* Coordinación Programa Alimentación y Salud Oficina para América Latina y El Caribe de Consumers International
* Ings Agrs. Carmen Améndola, Marta Chiappe, Alfredo Blum (Profesores de Facultad de Agronomía)
* Daniel Panario (Profesor de Maestría de Ciencias Ambientales, Facultad de Ciencias)

Anuncios